¿Cómo prevenir y reparar el daño solar?

El fotoenvejecimiento cutáneo es el deterioro en la piel causado por la exposición solar. Pero, ¿sabes exactamente cómo el sol daña tu piel y por qué es importante mantenerla protegida?

La piel se compone de tres capas: la epidermis o capa externa, la dermis o capa intermedia y el tejido subcutáneo o capa profunda. La dermis contiene colágeno, elastina y otras fibras que constituyen la estructura de la piel. Estos elementos son los dañados por la radiación ultravioleta. Cuando los rayos UV golpean la piel, los melanocitos luchan por producir melanina para depositarla en la epidermis. Este es el proceso que nos da un bronceado, que en realidad es, una reacción de defensa contra la radiación para que no penetre en la piel. Los rayos UV también producen una inflamación y activación de determinadas enzimas (MMP), que descomponen la estructura y el sustento natural del colágeno y elastina propios de nuestra piel.

Por eso, siempre hemos escuchado que los rayos UV son los que producen envejecimiento cutáneo prematuro y manchas de hiperpigmentación. Aunque nuestro cuerpo suele ser capaz de reparar gran parte de los daños, con el tiempo éstos van acumulándose y por eso nuestra piel se fotoenvejece.

Los signos visibles producidos por el daño solar son:

  • Flacidez
  • Arrugas
  • Líneas de expresión
  • Manchas de hiperpigmentación
  • Pigmentación irregular
  • Piel engrosada y sin luminosidad

Por eso, una protección solar adecuada frente a los rayos solares es la mejor estrategia para prevenir el fotoenvejecimiento. Por tanto, un buen tratamiento antiedad debe contener obligatoriamente un protector solar eficaz y completo. Es recomendable utilizar una crema solar todos los días y reaplicar cada dos horas en caso de exposición directa al sol.

TOSKANI dispone de un producto solar de amplio espectro para proteger hasta las pieles más sensibles de los rayos UVA y UVB: Sun Protection Cream. Además de proteger, esta crema mantiene la hidratación de la piel y proporciona un poderoso efecto antioxidante.

Para reparar los daños ocasionados por la exposición solar, también debes invertir en productos con antioxidantes para luchar contra los radicales libres y prevenir daños en las capas más profundas de la piel.

Te sugerimos que pruebes con las ampollas Lipo Proteoglycans, que gracias a su complejo liposomado de proteoglicanos, Vitamina A, C, E y F, proporciona una protección óptima de día contra el fotoenvejecimiento, además de dejar tu piel radiante y luminosa.

Recomendamos el uso de las ampollas Lipo Proteoglycans en momentos en que la piel necesita un tratamiento de choque que le ayude a reparar el daño sufrido y volver a lucir saludable. Un momento ideal para su aplicación, es después de un baño de sol, deporte al aire libre o exposición solar, puesto que son capaces de restaurar por completo la hidratación de la piel.

Los proteoglicanos son macromoléculas naturales, proteínas presentes en las membranas celulares, con la capacidad de restaurar las células de la epidermis, logrando que la piel recupere su apariencia saludable gracias al restablecimiento de las funciones de la misma.

Podemos observar los siguientes efectos después del uso de proteoglicanos:

  • A corto plazo: mayor luminosidad e hidratación
  • A largo plazo: efecto reparador, prevención de arrugas, eliminación paulatina de las mismas y reafirmación. Mejora en la calidad de la piel

Aprovecha nuestra última promoción y descubre TOSKANI Sun Protection Cream y las ampollas de Lipo Proteoglicanos en tu centro de belleza más cercano.